La Paloma no está rota

Se queja estos días la Asociación de Empresarios de La Latina (ADELA) de que La Paloma está rota porque no les dejan poner música en la calle (limitación que sólo afecta a 3 de casi 30 calles y plazas del barrio que ocupa el recinto ferial).

La Paloma no está rota. Pueden ir a la Iglesia de la Virgen de la Paloma a comprobarlo. Los bomberos fueron muy cuidadosos bajándola el día 15. No se rompió. Después salió en procesión, y la gente verificó que no estaba rota.

Lo que está roto son los tímpanos de los vecinos que no han tenido más remedio que quedarse estos días en casa. Está roto su descanso y está rota su salud.

Están rotos también los árboles de la Carrera de San Francisco, al instalar los puestos de los feriantes.

Está roto el discurso de prevención del alcoholismo de los partidos políticos, que estos días se lanzan a la venta de alcohol sin mesura en sus casetas para sacarse unas perras.

Están rotas estas fiestas desde hace años porque se ha perdido su espíritu vecinal y de barrio para convertirse en un negocio de alcohol al por mayor.

En la Cava Baja el Ayuntamiento permitió a los bares la instalación de barras en la calle hace tan sólo dos años. En esta calle, en la Plaza de Humilladero y en la calle del Almendro se concentra un buen número de bares que a lo largo de todo el año, mediante el incumplimiento de las ordenanzas, hacen la vida imposible a los vecinos.

O se recupera el sentido común o estas fiestas no tienen otro lugar que el extrarradio, lejos de cualquier zona habitada. Que se peleen allí por ver quién quita los clientes a quién poniendo la música más alta.

Anuncios

Papeleras low cost

Desde hace unos días la Carrera de San Francisco y la Plaza de la Cebada se ven invadidas por unas novedosas papeleras low cost (una bolsa de plástico transparente fijada a un aro) que ondean salerosamente al viento. Hay que reconocer que conjuntan perfectamente con los urinarios de plástico multicolor de los que disfrutamos desde hace un tiempo, contribuyendo a dar al barrio un aspecto cutre-fashion festivalero que seguramente alcanzará su máxima expresión con las inminentes fiestas de La Paloma.

¿Servirán estas papeleras para que depositemos en ellas nuestras esperanzas de ver comenzar las obras del polideportivo?

¿Tienen como fin indicar la dirección y fuerza del viento por si alguna vez tiene que aterrizar un avión?

¿Son una medida antiterrorista? Muchas gracias por preocuparse por nuestra seguridad, pero tampoco olviden que la ésta comienza a construirse con acciones más mundanas los 365 días del año. Del terrorismo acústico hablaremos dentro de una semana.

Reclamamos un poco de dignidad para nuestro barrio.

Felices vacaciones a tod@s.

¿Tiene el Gobierno municipal un plan para Madrid Central?

Poco podemos avanzar de cómo quedará el nuevo diseño que el Gobierno municipal dice estar preparando para Madrid Central. A pesar de haber mantenido dos reuniones con el Ejecutivo, la primera con el alcalde y la vicealcaldesa, y la segunda con  el concejal de área y el de distrito, seguimos sin conocer el diseño en el que trabajan los técnicos del Ayuntamiento. En la reunión de la Mesa de Seguimiento de Madrid Central el concejal tampoco soltó prenda, y se limitó a acoger con buenas palabras unas propuestas y las contrarias.

Lo único claro es que el plan que elabore el Ayuntamiento será el Plan B, porque su Plan A era inutilizar Madrid Central, y ahora se encuentra en el proceso de asumir que tendrá que aprender a convivir con su enemigo. Decisiones judiciales en contra, una plataforma  con más de 70 entidades de todo tipo y cariz (en la que estamos incluidos) y con el apoyo de una masa crítica que llevó a miles de ciudadanos a las calles, informes técnicos y científicos que avalan la mejoras que ha supuesto Madrid Central, Europa mirando con lupa cada una de las decisiones que se toman…

Se dice que Madrid Central ha adolecido de un problema de comunicación. Así ha sido, y la campaña del miedo lanzada por los partidos que antes estaban en la oposición y por la Plataforma de Afectados seguramente ha contribuido a que no entren en Madrid personas en vehículos que sí podrían hacerlo.

El paso en falso dado por el Ayuntamiento nada más llegar también ha contribuido de manera inestimable a esa confusión, y se está perdiendo un tiempo precioso para normalizar la situación y consolidar, en beneficio de todos, las nuevas normas.

De momento asistimos a una especie de mercado persa, con múltiples grupos de presión solicitando cada uno que se facilite el acceso a sus “cuatro” coches más. Algunos incluso han comenzado un ejercicio de intercambio de cromos, ofreciendo prescindir de cuatro pases de un día a cambio de un pase de un mes.

Entre tanto, España ha perdido credibilidad en la lucha contra la contaminación y la Comisión Europea nos ha denunciado ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Estar a favor de Madrid Central no es ningún capricho. No somos unos pocos radicales. No, tampoco estamos en contra del vehículo privado. De lo que sí estamos a favor es de un diseño de ciudad sostenible, de construir una ciudad amable donde los vecinos podamos disfrutar de un aire de calidad, caminar por las aceras y no tener que “emigrar” de nuestras casas.

Madrid, en especial el centro, no puedo seguir soportando la contaminación de miles de motores cada día. Pero también tenemos que pensar más allá y apostar por un modelo de circulación equilibrado y eficiente, algo que ha intentado Madrid Central pero que aún queda lejos. Nosotros seguiremos trabajando por ello y demandando al Ayuntamiento, lo gobierne quién lo gobierne, la máxima implicación.

Por el momento solo nos queda esperar a la vuelta de vacaciones y ver las decisiones que se han tomado para “mejorar” un diseño en el que nunca se debió dar un paso atrás.

Manifiesto de la Plataforma en Defensa de Madrid Central

#MadridCentralSeQueda

Cartel-ManiMadrid-Central-Margarita5

Madrid Central es una cuestión de salud. La contaminación del medio ambiente y la mala calidad del aire que respiramos quienes vivimos en esta ciudad son problemas extremadamente graves que deben estar desvinculados de los colores políticos con los que cada cual se identifique.

En un contexto de alerta climática, Madrid Central ha demostrado ser una medida
altamente efectiva que ha permitido conseguir datos históricos en la bajada de los
niveles de contaminación en el centro y norte de la ciudad, sin atisbo de “efecto frontera” [1]. A ello se suma el impacto directo en la reducción de problemas de salud derivados de la contaminación, que conciernen no solo a madrileños y madrileñas, sino también a las poblaciones vecinas; y la mejora de la movilidad en la ciudad, donde el transporte público ha visto incrementado su uso en más de 60.000 personas, según datos de la EMT [2].

La contaminación atmosférica es responsable de cerca de 38.600 muertes prematuras al año en España, según la Agencia Europea de Medio Ambiente [3]. En los primeros meses de funcionamiento de Madrid Central, informes técnicos han constatado que en esta zona descendieron los óxidos de nitrógeno (NOx) en un 38% y el dióxido de carbono (CO2) en un 14,2% [4]. En toda la ciudad, la bajada fue del 9 y el 2%, respectivamente. En el primer trimestre del año, marcado por una estabilidad atmosférica sin parangón en los últimos 10 años, mientras en el resto de la Comunidad de Madrid la contaminación creció un 28%, en Madrid solo lo hizo un 19% y la única diferencia era que en la ciudad existía Madrid Central. El tráfico en zonas tan congestionadas como la Gran Vía se ha reducido desde la implantación hasta un 24% [5], lo que ha contribuido a la reducción de emisiones tóxicas y de su incidencia en dolencias como bronquitis, infartos, asma o fatiga.

Madrid Central es una medida elogiada internacionalmente, ha resultado ser la más eficaz de cuantas se han tomado en nuestro país y ha evitado la sanción que Bruselas debía imponer al estado español por incumplimiento de la directiva europea de calidad del aire [6]. Y va más allá: la ambiciosa medida nos invita a imaginar un nuevo concepto de ciudad en el que las personas y la movilidad sostenible, ya sea a pie o en medios como la bicicleta o el patinete, cobran protagonismo. Un nuevo paradigma de ciudad más saludable, confortable y segura.

Cambiar los hábitos de la ciudadanía es un reto que requiere constancia y coherencia. La autorreflexión es un trabajo a realizar por cada persona, que debe cuestionarse si el coche privado es tan imprescindible como marcan nuestras costumbres. Si nos planteamos cuántos carriles, aceras y aparcamientos dedicamos a los coches y cuánto espacio público a las personas; si observamos los datos relacionados con la emergencia climática, la conclusión ineludible es que debemos cambiar nuestros hábitos. No podemos aceptar más moratorias, no sobreviviremos si no cambiamos.

Nuestro futuro, el futuro de nuestras hijas e hijos y del planeta, depende de las medidas valientes que los gobiernos tomen respecto a los problemas medioambientales, y también de la concienciación de la ciudadanía sobre la necesidad de adaptar nuestros hábitos. Un avance como Madrid Central no puede ser revertido por cuestiones ideológicas, ni los factores políticos se deben anteponer nunca a la salud y el bien común. El anuncio de su derogación ha motivado la creación de la Plataforma en Defensa de Madrid Central, conformada por asociaciones, grupos vecinales, profesionales de la salud, colectivos ecologistas y otras organizaciones. Nuestro propósito es exigir que se mantengan las limitaciones al tráfico y poner en valor todo lo que significan en cuanto al mantenimiento, apoyo y desarrollo de medidas reguladoras en nuestras ciudades. La prioridad es evitar la incidencia de las emisiones contaminantes en el medio ambiente y en nuestra salud.

La anunciada moratoria de multas anunciada para el 1 de Julio por el nuevo Gobierno Municipal, retorciendo el artículo 247 de la Ordenanza de Movilidad Sostenible de forma dudosa, se ha realizado sin estudios técnicos sobre sus consecuencias, sin consenso social y, significa de facto, la anulación de todo el área llamada Madrid Central y la eliminación implícita de las anteriores Áreas de Prioridad Residencial. Esta decisión no solo impedirá seguir evaluando correctamente los resultados de Madrid Central para poder fundamentar cualquier mejora a realizar, sino que contraviene toda lógica de adaptación gradual y cambio de hábitos que debe acompañar a las políticas de movilidad.

Por ello, y con el fin de mostrar a nuestros gobernantes esta acuciante preocupación ciudadana, invitamos a cualquier persona u organización social a apoyar este manifiesto. Además, animamos a seguir con atención las acciones contra la derogación de Madrid Central programadas por la Plataforma para las próximas semanas, entre las que destaca la manifestación convocada para el próximo sábado día 29 de junio, a las 19:00 horas, con salida de Callao y llegada a Cibeles.

 
[1] https://www.europapress.es/madrid/noticia-contaminacion-cae-niveles-historicos-centronorte-atisbo-efecto-frontera-madrid-central-20190603110913.html
[2] https://elpais.com/ccaa/2019/05/20/madrid/1558371582_361284.html
[3] https://www.abc.es/sociedad/abci-aire-contaminado-causa-38600-muertesprematuras-espana-201810291657_noticia.html
[4] https://www.publico.es/sociedad/madrid-central-madrid-central-reduce-emisionescontaminantes-38-inicio.html
[5] https://elpais.com/ccaa/2019/04/12/madrid/1555083294_369305.html
[6] https://magnet.xataka.com/preguntas-no-tan-frecuentes/que-puede-pasar-serevierte-madrid-central-multas-millonarias-parte-union-europea

Los vecinos de Centro, hartos de vivir en un recinto ferial permanente

La sucesión de eventos autorizados por el Ayuntamiento de Madrid en los espacios públicos altera el descanso semana tras semana. 

El Distrito Centro de Madrid vive desde hace años aquejado por un exceso de ruido nocturno generado por la industria del ocio. El problema es tan grave que al Ayuntamiento no le quedó más remedio en 2012 que declararlo Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE), condición que se ha renovado en 2019 aunque todavía sin adoptar medidas reductoras del ruido lo suficientemente eficaces.

Desde hace algo menos de tiempo –unos dos años- el proceso de turistización del Distrito se ha acelerado de forma alarmante con su manifestación más evidente en el  boom de las viviendas de uso turístico (VUT), sin que el Ayuntamiento haya llevado a cabo una labor inspectora eficaz sobre esta actividad ejercida en la mayoría de las ocasiones –ahora y antes- de forma ilegal.

No contento con ello, el Ayuntamiento de Manuela Carmena se despide de los madrileños con una traca final de eventos organizados en la vía pública, ruidosos, sin respetar los horarios de descanso y con un carácter cada vez más comercial.

Valga como ejemplo la siguiente sucesión de irresponsabilidades:

  • Celebración de la final de la Champions hace una semana, incluyendo el montaje de un descomunal escenario en la Puerta del Sol y otros muchos chiringuitos en esa misma localización y Plaza Mayor. El partido de fútbol no duró ni dos horas pero los vecinos tuvieron que aguantar el montaje, funcionamiento y desmontaje de los tinglados durante dos semanas, incluyendo el ruido de generadores durante casi toda la noche.
  • Celebración de las Noches del Ramadán esta semana, con conciertos en horario nocturno en días laborables, más los ensayos por las tardes, y que dejan espacios como la Plaza de la Paja llenos de basura.
  • Celebración del Orgullo Gay entre el 28 de junio y el 7 de julio, que literalmente arrasará el barrio de Chueca, como todos los años.
  • Celebración de las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma, estas últimas entre el 14 y el 18 de agosto, produciendo la expulsión automática de los vecinos.

No importa cuál sea el motivo original de la celebración (deportivo, religioso, reivindicativo), todos los eventos terminan siendo un negocio de alcohol, una tormenta de ruido, una avalancha de basura y una riada de orines.

La promoción de la cultura y del patrimonio histórico de la ciudad ha pasado a un segundo o tercer plano. Como muestra, basta con ver los paneles informativos sobre la muralla árabe en el parque del Emir Mohamed, totalmente descoloridos por el sol sin que nadie se moleste en renovarlos.

La profusión de rodajes cinematográficos tampoco tiene nada que ver con la promoción del centro histórico, pues normalmente lo único que se hace es transformar las calles en aparcamiento de los vehículos utilizados para trasladar el material y el personal mientras que el rodaje tiene lugar en interiores.

Los vecinos de Centro estamos hartos de que se alquile el metro cuadrado de espacio público al mejor postor para que haga negocio saltándose todas las normas básicas de convivencia y sin respetar los derechos y la salud de los vecinos. Estamos hartos de que el éxito de la ciudad se mida en litros de cerveza vendidos.

¿Qué busca el Ayuntamiento con todo esto?

Pedimos al Ayuntamiento de Madrid que se lleve de una vez todos estos eventos masivos y comerciales a lugares más apropiados.

Ni nuestras casas son hoteles ni nuestras plazas son recintos feriales.

Los vecinos de centro exigimos a los partidos políticos el mantenimiento de Madrid Central. Con la salud de los vecinos de Madrid no se juega.

pulmonfumador_540

Los ciudadanos del Distrito Centro estamos alarmados ante la aparición de noticias que reflejan que una de las prioridades que tiene parte de la (posible) nueva Corporación municipal, resultante de las elecciones del pasado 26 de mayo, será tumbar el proyecto Madrid Central. 

Así, ponemos de manifiesto que no vamos a consentir que se de ni un paso atrás en la iniciativa emprendida para mejorar la calidad el aire de Madrid, una ciudad que, año tras año, “supera los valores límite de protección a la salud humana fijados por la legislación europea, tanto para NO2 como para O3, así como valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más estrictos, para las partículas en suspensión”, tal y como pone de manifiesto el informe “La calidad del aire en la ciudad de Madrid durante 2018” realizado por Ecologistas en Acción.

En dicho documento también se afirma que en 2018 hubo un descenso de la contaminación, en parte conseguido por la puesta en marcha de medidas de reducción del tráfico como Madrid Central. Ante estos datos los vecinos de centro nos preguntamos qué intereses tienen algunos partidos políticos para eliminar una medida que contribuye a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos de Madrid.

Recordamos al PP que fue bajo un gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón cuando entró en funcionamiento (22 de septiembre de 2008)  el primer Área de Prioridad Residencial (APR) en el Barrio de las Letras. Esta solo sería la primera de otras APRs, unas medidas de racionalización del uso del vehículo privado en determinadas áreas de la ciudad congestionadas y con altos niveles de contaminación ambiental y acústica.

Los resultados de esta iniciativa, que cuenta con un década de vida, se han demostrado óptimos, siempre y cuando se cuente con un buen sistema de control y una clara decisión en su aplicación. Las APRs y Madrid Central no pertenecen a ningún partido político. Existen en todos los países europeos y están recomendadas en las más reputadas guías para la gestión de la movilidad urbana sostenible.

Por tanto las asociaciones de vecinos del Distrito centro recordamos a los nuevos concejales de Madrid que:

1.- Madrid Central no es una medida novedosa. En Madrid existían cuatro APR (Letras, Cortes, Embajadores y Opera). Además, la ampliación de éstas a todo el distrito ha sido incluida en los programas políticos de la práctica totalidad de los partidos con representación municipal. 

2.- Durante el tiempo en que las APR han estado en funcionamiento, incluida Madrid Central (que no deja de ser un APR), han supuesto un importante beneficio para las zonas en las que se han aplicado estas medidas.

Los puntos más positivos han sido:  

  • Recuperación de la calidad ambiental y la salud de los vecinos de los barrios en los que ha funcionado la medida.
  • Mejora general en la movilidad.
  • Mejora para la actividad económica de los barrios donde la medida se ha implantado (nada más hay que ver cómo eran Las Letras antes y después del APR).

3.- Madrid Central está enmarcado en un paquete de medidas más amplio conocido como Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático o Plan A, con el que el Ayuntamiento de Madrid ha comprometido sus políticas a las exigencias de la Unión Europea para mejorar la calidad del aire en la ciudad. Nuestro marco de referencia es la UE y el cumplimiento de los compromisos está fuera de toda duda.

4.- El APR Madrid Central se hizo tarde y su implantación y modelo de gestión son muy mejorables, pero queda fuera de toda duda que la medida debe persistir y, aún más,  mejorar su modelo de gestión urgentemente.

Por todo ello los vecinos del  Distrito Centro queremos que los políticos dejen de utilizar  Madrid Central como parte de sus disputas partidistas y que dejen de jugar con la salud de todos. 

Balance de legislatura sobre las viviendas turísticas

Desde stopviviendaturistica@gmail.com os queremos enviar nuestro balance de la legislatura 2015/19 sobre la actuación del Partido Popular en el Gobierno de la Comunidad de Madrid y de Ahora Madrid en el Ayuntamiento, en lo referente a las viviendas de uso turístico. 

Nuestro balance es más agrio que dulce, y creemos que nos define perfectamente cual va a ser el futuro.

Algo se ha avanzado, pero nunca se ha llegado a cumplir la legislación vigente, y cada avance ha sido el fruto de una larga labor de insumisión y resistencia vecinal a la que hemos contribuido desde StopViviendaTurística y la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos del Centro de Madrid.  

SITUACIÓN PREVIA: 

Cuando se inició la legislatura, la Comunidad de Madrid había publicado ya su Decreto 79/2014, que definía y regulaba las viviendas de uso turístico (VUT). Ya no había vacío legal en la Comunidad de Madrid.  

Por su parte, el Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Madrid el 11 de Mayo de 2015 había resuelto en la consulta urbanística CU01/15 que “las viviendas […] si se incluyeran en canales de oferta turistica con finalidad lucrativa supondría dotarlas del carácter de alojamiento turístico, y por tanto urbanísticamente, en el ámbito de la cuidad de Madrid, se trataría de un cambio de uso, pasándose del uso residencial, clase vivienda, al uso servicios terciarios, clase hospedaje” y a su vez indicaba “[…] que la implantación o modificación de las viviendas turísticas está sujeta al régimen de intervención municipal regulado en la Ordenanza para la Apertura de Actividades Económica en la ciudad de Madrid […]”. Esto dejaba muy claro dos cosas: en Madrid capital, las VUTs eran un uso terciario clase hospedaje, y eran actividades económicas reguladas por su ordenanza.  

El Plan General de Ordenación Urbana de Madrid desde 1979, indica que en los edificios ubicados en Zona 1 (una parte importante de los edificios dentro de la M30) el uso hospedaje es un uso complementario del residencial que puede estar “en cualquier situación del edificio, con acceso independiente”. Por su parte en los edificios Zona 2 nivel A el uso hospedaje es también un uso complementario, pero restringido a “situación de planta inferior a la baja, baja y primera”. Esto suponía que desde Mayo de 2015, en la una parte sustancial de los edificio situados dentro de la M30, una VUT requería acceso independiente desde la calle o, en una parte importante de los restantes, sólo se permitía si estaban ubicados en planta inferior a la baja, baja o primera. 

Por tanto, antes de que el Partido Popular renovase el Gobierno de la Comunidad y de la entrada de Ahora Madrid en la Alcaldía, había un marco establecido y reglas precisas para actuar y que esperaríamos fuesen cumplidas.

Tod@s sabemos el resultado y sabemos cuál ha sido la respuesta de las AA.PP. durante estos años y cuales han sido las “facilidades” dadas por las AA.PP. para que hayamos sobrepasado las 20.000  VUTs en Madrid capital.  

LO REALIZADO: 

La Comunidad de Madrid ha venido ignorado sistemáticamente las denuncias realizadas por los vecinos de la VUTs que no había realizado la declaración responsable. Incluso durante un tiempo ignoró las solicitudes de información de los vecinos que pedían saber, si una VUT en su edificio había presentado declaración responsable de inicio de actividad. En Abril de 2019,  han aprobado una revisión  del Decreto 79/2014 que apenas supone cambios sustanciales  para los vecinos y reconocimiento de su problema. 

Por su parte el Ayuntamiento, durante años ha ignorado las denuncias que sistemáticamente se perdían o no se tramitaban. Aunque los técnicos de la Agencia de Actividades informaban de lo que se debería hacer cumplir y eran plenamente conscientes del incumplimiento, la directriz recibida era no actuar. En Diciembre de 2017, el Ayuntamiento parece despertar y empiezan a elaborar un nuevo plan y a vender su Plan Especial contra la “turistificación” como la gran novedad, como si el PGOUM y la CU 01-15 nunca hubiesen existido. 

RESUMEN Y CONCLUSIONES: 

El resultado es:

  • Una buena noticia (a medias): Inicio de inspecciones del Ayuntamiento, que han resultado, en el mejor de los casos, en envío de Ordenes de Cierre y Clausura. Según datos del propio Ayuntamiento, supuestamente han inspeccionado 6.926 viviendas, encontrando 967 VUTs ilegales (¿sólo?, sí solo) a las que se ha iniciado un expediente. En algunos casos estas Ordenes de Cierre y Clausura están siendo efectivas, porque los propietarios se amilanan, aunque realidad no implican una obligación de cierre. Al menos ha cundido el miedo. Cierres obligados por el Ayuntamiento: CERO.
  • Una mala noticia: el acuerdo del 23 de enero de 2018. El Ayuntamiento inventa que una VUT no es VUT durante los primeros 90 días. Solo a partir del día 91 se convierte en VUT, requiere licencia y se aplican las reglas su Plan Especial. Quien verifica esos 90 días? Ni saben ni contestan. Magia, milagro,  o la “jugada” del trilero, para seguir incumpliendo la reglamentación.  
  • Una oportunidad perdida: la reforma del Decreto 79/2014 no aporta muchas novedades para los vecin@s, ni frío ni calor.
  • Un veremos: veremos en qué queda el gran Plan Especial del actual Ayuntamiento de tras el paso por los tribunales. Nuestra pregunta, Si teníamos el PGOUM 97 y la CU 01-15, que nunca nadie discutió y era de aplicación desde el día 1, para qué necesitábamos más?. Hay que pensar mal para acertar?
  • Lo mejor: ahora ya es una enfermedad reconocida, mucha gente ha oído hablar de los inconvenientes que este tipo de “economía” acarrea. Al inicio de la legislatura Airbnb era ¡guay!, ahora ya no lo es tanto. Y la resistencia se ha incrementado, muchos de la incredulidad y el cabreo sordo, han pasado a la acción.

Casi las mejores noticias nos llegaron a nivel estatal. Al fin, en Abril de 2019, se convalidó finalmente el RDL 7/2019 por el que las comunidades de propietarios pueden tomar acuerdos para limitar/prohibir las VUTs es sus edificios e incrementarles las cuotas de comunidad, aunque ambas sin efectos retroactivos. Y desde Enero de 2019 los AIRBNB ya deben comunicar los datos a la AEAT de los dueños de VUTs y su ocupación. 

En resumen, gobierne quien gobierne Comunidad y Ayuntamiento estamos seguros que, a nuestro pesar, tendremos que seguir trabajando y apoyándoos en lo que podamos contra la plaga de las viviendas de uso turístico en nuestros edificios. 

Sólo os pedimos que no cejéis en vuestro empeño de tener una vivienda, edificio y ciudad más habitables. 

Os informamos que las AA.VV. de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos del Distrito Centro de Madrid ha iniciado la campaña SOS MADRID CENTRO Vecinos en Peligro de Extinción. Una de las acciones de esta campaña es colocar carteles en los balcones con este lema para dar visibilidad al serio problema que está sufriendo el Centro de Madrid por la trasformación en parque temático de ocio y turismo que está sufriendo.

Los carteles están disponibles en nuestras AA.VV. con un costo de 5 €/ud o nos podéis contactar y os informamos.