La Paloma no está rota

Se queja estos días la Asociación de Empresarios de La Latina (ADELA) de que La Paloma está rota porque no les dejan poner música en la calle (limitación que sólo afecta a 3 de casi 30 calles y plazas del barrio que ocupa el recinto ferial).

La Paloma no está rota. Pueden ir a la Iglesia de la Virgen de la Paloma a comprobarlo. Los bomberos fueron muy cuidadosos bajándola el día 15. No se rompió. Después salió en procesión, y la gente verificó que no estaba rota.

Lo que está roto son los tímpanos de los vecinos que no han tenido más remedio que quedarse estos días en casa. Está roto su descanso y está rota su salud.

Están rotos también los árboles de la Carrera de San Francisco, al instalar los puestos de los feriantes.

Está roto el discurso de prevención del alcoholismo de los partidos políticos, que estos días se lanzan a la venta de alcohol sin mesura en sus casetas para sacarse unas perras.

Están rotas estas fiestas desde hace años porque se ha perdido su espíritu vecinal y de barrio para convertirse en un negocio de alcohol al por mayor.

En la Cava Baja el Ayuntamiento permitió a los bares la instalación de barras en la calle hace tan sólo dos años. En esta calle, en la Plaza de Humilladero y en la calle del Almendro se concentra un buen número de bares que a lo largo de todo el año, mediante el incumplimiento de las ordenanzas, hacen la vida imposible a los vecinos.

O se recupera el sentido común o estas fiestas no tienen otro lugar que el extrarradio, lejos de cualquier zona habitada. Que se peleen allí por ver quién quita los clientes a quién poniendo la música más alta.

Papeleras low cost

Desde hace unos días la Carrera de San Francisco y la Plaza de la Cebada se ven invadidas por unas novedosas papeleras low cost (una bolsa de plástico transparente fijada a un aro) que ondean salerosamente al viento. Hay que reconocer que conjuntan perfectamente con los urinarios de plástico multicolor de los que disfrutamos desde hace un tiempo, contribuyendo a dar al barrio un aspecto cutre-fashion festivalero que seguramente alcanzará su máxima expresión con las inminentes fiestas de La Paloma.

¿Servirán estas papeleras para que depositemos en ellas nuestras esperanzas de ver comenzar las obras del polideportivo?

¿Tienen como fin indicar la dirección y fuerza del viento por si alguna vez tiene que aterrizar un avión?

¿Son una medida antiterrorista? Muchas gracias por preocuparse por nuestra seguridad, pero tampoco olviden que la ésta comienza a construirse con acciones más mundanas los 365 días del año. Del terrorismo acústico hablaremos dentro de una semana.

Reclamamos un poco de dignidad para nuestro barrio.

Felices vacaciones a tod@s.

¿Tiene el Gobierno municipal un plan para Madrid Central?

Poco podemos avanzar de cómo quedará el nuevo diseño que el Gobierno municipal dice estar preparando para Madrid Central. A pesar de haber mantenido dos reuniones con el Ejecutivo, la primera con el alcalde y la vicealcaldesa, y la segunda con  el concejal de área y el de distrito, seguimos sin conocer el diseño en el que trabajan los técnicos del Ayuntamiento. En la reunión de la Mesa de Seguimiento de Madrid Central el concejal tampoco soltó prenda, y se limitó a acoger con buenas palabras unas propuestas y las contrarias.

Lo único claro es que el plan que elabore el Ayuntamiento será el Plan B, porque su Plan A era inutilizar Madrid Central, y ahora se encuentra en el proceso de asumir que tendrá que aprender a convivir con su enemigo. Decisiones judiciales en contra, una plataforma  con más de 70 entidades de todo tipo y cariz (en la que estamos incluidos) y con el apoyo de una masa crítica que llevó a miles de ciudadanos a las calles, informes técnicos y científicos que avalan la mejoras que ha supuesto Madrid Central, Europa mirando con lupa cada una de las decisiones que se toman…

Se dice que Madrid Central ha adolecido de un problema de comunicación. Así ha sido, y la campaña del miedo lanzada por los partidos que antes estaban en la oposición y por la Plataforma de Afectados seguramente ha contribuido a que no entren en Madrid personas en vehículos que sí podrían hacerlo.

El paso en falso dado por el Ayuntamiento nada más llegar también ha contribuido de manera inestimable a esa confusión, y se está perdiendo un tiempo precioso para normalizar la situación y consolidar, en beneficio de todos, las nuevas normas.

De momento asistimos a una especie de mercado persa, con múltiples grupos de presión solicitando cada uno que se facilite el acceso a sus “cuatro” coches más. Algunos incluso han comenzado un ejercicio de intercambio de cromos, ofreciendo prescindir de cuatro pases de un día a cambio de un pase de un mes.

Entre tanto, España ha perdido credibilidad en la lucha contra la contaminación y la Comisión Europea nos ha denunciado ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Estar a favor de Madrid Central no es ningún capricho. No somos unos pocos radicales. No, tampoco estamos en contra del vehículo privado. De lo que sí estamos a favor es de un diseño de ciudad sostenible, de construir una ciudad amable donde los vecinos podamos disfrutar de un aire de calidad, caminar por las aceras y no tener que “emigrar” de nuestras casas.

Madrid, en especial el centro, no puedo seguir soportando la contaminación de miles de motores cada día. Pero también tenemos que pensar más allá y apostar por un modelo de circulación equilibrado y eficiente, algo que ha intentado Madrid Central pero que aún queda lejos. Nosotros seguiremos trabajando por ello y demandando al Ayuntamiento, lo gobierne quién lo gobierne, la máxima implicación.

Por el momento solo nos queda esperar a la vuelta de vacaciones y ver las decisiones que se han tomado para “mejorar” un diseño en el que nunca se debió dar un paso atrás.